Este articulo lo escribí para el portal de perros Voraus   http://www.voraus.com/adiestramientocanino/modules/news/

uno de los portales, para mi gusto, con la mejor y mas actualizada información de la red.

El artículo se lo dedico al maestro Rodrigo Trigosso,  gracias a el vi la luz con el sistema de condicionamiento instrumental, mientras que los demás en la red incluyo a Karen Prior y seguidores, te dicen todo sin decirte nada, el me mostro la forma.

Quisiera colaborar en su portal con este articulo del uso del target en el condicionamiento instrumental, pidiendole me deje dedicar este articulo al maestro Rodrigo Trigosso, como muestra de afecto, admiracion y agradecimiento, pues gracias a su manual, que lei hara unos 4 años, pérfeccione mi cambio al sistema de condicionamiento instrumental, dejando por completo el entrenamiento tradicional y descubriendo un nuevo y vasto mundo, aun por explorar con el clicker. Gracias.

(Por cierto, nunca lo publicaron en Voraus aun que habían dicho que si lo publicaban) pero aquí lo pueden leer, mi intención real era que el maestro Trigosso lo leyera, ojala algún día suceda.

Yo uso un matamoscas como target, empiezo a usar el target después de dos días de cliquear al perro en acudir al llamado y sentarlo.

La forma en que enseño al perro a seguirlo es embarrándole la misma salchicha con la que lo entreno en la reja del matamoscas (los cachorros sin temperamento o sumisos pueden espantarse al ver el matamoscas en nuestras manos, por eso con ese tipo de perros podemos recortar el matamoscas poniendo el mango en nuestro antebrazo y enseñándole la reja del matamoscas con la palma de la mano).

Simplemente bajo la rejilla a la altura de su nariz, cuando el perro se acerca a olerla, clic y premio, el clic tiene que ser cuando el perro toca la reja y el timer debe  ser bueno, para que el perro comience a asociar  el tocar la reja con el premio.

Pongo el matamoscas primero del lado derecho, el perro lo toca y clic y premio, luego del lado izquierdo y lo mismo, lo único que hago es cliquear el toque del perro en la reja. Es necesario en esta etapa poner la mano izquierda en nuestra espalda, para que el perro por ser la mano libre y con la que se premia, no pierda enfoque en ver y tocar la reja.

Al lograr que cada que baje el matamoscas el perro toque la reja, comienzo a meter la orden verbal de “toca” después de un lapso de dos a tres días posteriores a comenzar el ejercicio, con una duración de 10 minutos por sesión. La orden de toca la incorporo antes de bajar el matamoscas a la altura del perro, o bajándolo separado del perro y moviéndolo al mismo tiempo que repito la orden, el perro toca clic y premio.

De esta forma continuo por tres días más, en los que empiezo a mover el target horizontalmente cada que el perro se acerca a tocarlo para que lo siga, en esta etapa, empiezo a cliquear el seguimiento, una vez que este se da, más que el toque de target, siempre dejando al perro que toque el target.

Una vez que el perro sigue el target desarrollo él junto (fuss), metiendo el perro por mi lado derecho, dando la vuelta detrás de mí para salir a mi lado izquierdo, que es cuando cliqueo, y dejo que el perro al mismo tiempo toque la reja de target, para hacer el primer ejercicio, aquí, tenemos que tener cuidado de que el perro no toque el target antes de que salga por nuestro lado izquierdo, pues ahí finalizara el seguimiento.

Después de llevar a cabo esta rutina por dos o tres días más, hago de nuevo que toque el target horizontalmente frente de mi cambiando la orden toca a fuss (junto), esto lo hago en una sola sesión, a la siguiente sesión solo usare la orden de fuss, descontinuando el toca, pero sin perderlo como comando.

Para lograr el primer encadenado del fuss (junto) una vez que el perro sale de mi lado izquierdo muevo el matamoscas hacia atrás de el, en el preciso momento que el perro esta a mi lado izquierdo, si tengo al perro bien enfocado, se sentara con ese movimiento, cliqueando en ese instante.

La velocidad con que moveremos el target para estos ejercicios la determinara el perro, entre más rápido, más difícil de sentar,  pero mejor  para su ejecución.

Una vez que logramos encadenar la vuelta con el sentado, procedo a caminar con el target a la altura de mi rodilla izquierda, dando al  empezar a caminar la orden de fuss de nuevo, primero 5 pasos en línea recta y luego viro a la derecha, repitiendo la orden fuss antes de virar.

Dos días de esta rutina y comienzo a virar a la izquierda,  como el perro ya tiene la asociación de tocar el target cada que decimos fuss, repito la orden antes de virar y abro mi brazo a la  izquierda para marcar el cambio de rumbo, con esto ya encadene los tres ejercicios, que el perro entre  por mi derecha, pasando detrás de mí y se siente en mi izquierda y luego me siga de mi lado izquierdo, virando con migo cada que se lo indique. Aquí tengo dos opciones más, la primera, que al caminar en línea recta y dar la orden del fuss, el perro al buscar el tocar el matamoscas, lo movamos rápidamente, haciendo que en vez del mata moscas toque nuestra rodilla y cliqueemos en ese instante, reforzando por dos o tres días esta acción, hasta que el perro asocie el fuss con tocar nuestra rodilla.

La otra es hacer la rutina como primero se describe y después de veinte días, el perro comprenderá (quedara condicionado) a entrar por la derecha, pasar por detrás de nosotros sentarse y seguirnos con todo y virajes, ya sin necesidad del target, usando nosotros la mano alzada a la altura del pecho para guiarlo, se darán cuenta después de este tiempo, que cualquiera de las dos técnicas finales funciona para dejar el target y usar el brazo para reforzar los comandos de voz encadenados del fuss.

Recordando siempre para finalizar, que tenemos que manejar la atención y darla antes de cada orden de fuss,con eso lograremos un junto impecable.

Jorge Alzaga Ubeda.

Anuncios