Al condicionar (adiestrar) un perro con el marcador instrumental “clicker” yo hago el primer pase de mandos a los 15 días, cuando ya tengo al perro entendiendo el acudir al llamado, sentándose, echándose y entrando al junto con la vuelta por detrás de nosotros de derecha a izquierda y sentándose a un lado nuestro, que es el momento en que apenas estoy haciendo la asociación de señales con comandos de voz.
Así es que el primer pase de mandos es a señales, algo que el perro ya identifica plenamente.

Siempre le comento a los clientes, en tono de broma, que en ese momento les regreso a su perro, pues en esos quince días que van de entrenamiento, por el tipo de sistema que utilizo, en mi presencia el dueño para el perro no existe.
En este primer pase de mandos, es muy reconfortante para el dueño, pues aun que ha visto los avances (el entrenamiento es a domicilio) casi todos los dueños lo presencian, no lo ha manejado aun y con el pase de mandos se restablece la jerarquía dueño perro, que el entrenador sostiene con el perro ajeno en el entrenamiento.

Lo más importante de este pase de mandos, es enseñarle al dueño, el lenguaje corporal que he utilizado con el perro, en todo el entrenamiento, esa parte que podría ser sencilla, se complica por el comportamiento de los dueños.

Jajaja es chistoso ver su confusión al manejar al perro, premian sin cliquear, cliquean sin tener que hacerlo, excepcionalmente, uno que otro lo hace bien a la primera, de cualquier forma, una vez que aprenden, y empiezan a trabajar al perro, reforzando lo que yo le enseño diario. El trabajo se acelera y lo mejor es que se pule, pues el perro aprende a leer a su dueño y con esto, lo que se logra, es que el entrenamiento, además de ser intenso, por la doble práctica diaria, hace que el perro lea perfectamente al dueño, que es lo que como entrenador busco.

Creando al final del entrenamiento, un excelente desempeño entre dueño y perro, que  llega al 90% de respuesta efectiva, pero aquí un secreto de entrenador.

Después de ver al dueño hacerlo bien, por fin, jajaja, es que tambien entreno al dueño,  trato de ajustar mis movimientos a los de él, sonara extraño esto, pero haciéndolo así,  para el perro es más fácil leer a su dueño  y, eso es de lo que se trata, que el perro trabaje igual o mejor con su dueño, que conmigo.

Además, el último pase de mandos, que antes me llevaba 3 días, de esta forma  me lleva  un solo día, que realmente, es para dar por terminado el entrenamiento, pues el trabajo diario del dueño con el perro, ha cerrado la mancuerna, permitiendo leer al perro lo que su amo le pide.

Jorge Alzaga Ubeda.

Anuncios