Para evitar que nuestros perros nos jalen la correa arrancándonos el brazo cuando los sacamos a pasear, utilizaremos una técnica conocida como el poste.

Para esta técnica, lo ideal es tener un clicker, si carecemos de él utilizaremos nuestra voz tratando de que sea pareja y que suene igual, porque nuestra voz será la marca del comando y el perro no asimilara igual, si no emparejemos la voz, por eso es mejor que usemos un marcador instrumental (clicker).

El procedimiento es el siguiente, para cargar la voz o el clicker, se dice (voz) “bien” y se le da un pedazo de salchicha, pollo, carne, queso, etc, digamos del tamaño de un frijol, diez veces seguidas, voz, premio, voz premio y así hasta llegar a diez veces, con el clicker es el mismo procedimiento, pero en vez de voz se suena el clicker.

Después de a ver hecho esto, se procede a dar unos pasos, (el perro con la correa puesta no usar cadena) el perro se adelantara jalando la correa en ese momento nos detenemos totalmente, sin jalar de la correa solo nos detenemos y esperaremos a que el perro después de jalar lo que quiso, voltee a vernos, revirando y destensando la correa, en ese momento, “bien” y premio, o clic y premio, y damos otro paso el perro por supuesto hará lo mismo, jalar la correa y procedemos de la misma forma, esperaremos a que el perro haga contacto visual en el revire, “bien” y premio, o clic y premio.

Es importante esperar a que el perro en el revire, nos vea a la cara, si el perro no nos está viendo, no entenderá el concepto, y por ende, lo que marquemos no será entendido.

La mejor forma de iniciar esta rutina, es desde la salida de la casa, regularmente cuando el perro ve que agarramos la correa para salir a pasear se excita, haciendo posición de juego (inclinando los cuartos frontales y moviendo la cola rápidamente) y al abrir la puerta sale disparado arrancándonos el brazo.

Lo ideal es empezar esta rutina, desde antes de salir de la casa, pues así el concepto será aprendido antes de salir a la calle, utilizando al mismo tiempo ese deseo frustrado de salir, como refuerzo, para cuando salgamos a la calle, podamos generalizar este concepto, convinando ese deseo de salir frustrado con el control del mismo para lograrlo. Una vez que el perro tiene comprendido y generalizado el concepto, podemos incluso ir acortando la correa para reforzar, por otro lado el junto yo en un tiempo era como empezaba el junto, hasta no tener el poste asimilado y recortado, comenzaba con el concepto de junto.

Aun que para él junto es otra la técnica, es factible empezarlo con el poste recortado.

Jorge Alzaga Ubeda.

Anuncios