No usar cadena para pasear al perro en vez de eso, cualquier correa ya sea de cuero, o sintética, o de plano un lazo, pero nunca cadena. No amarrar al perro, lo hace agresivo pero no por temperamento, por frustración.
Cuando un perro se acerque al nuestro no ponernos nerviosos, no jalarlo, no cargarlo, lo único que logramos con eso es poner a la defensiva al perro con nuestros actos, esto finalmente crea en el perro ansiedad, con estas actitudes lo que logramos es frústralo y quitarle la confianza en si mismo en vez de darle confianza, por eso muchos perros al ver a otros perros reaccionan agresivamente, nosotros sin quererlo provocamos esa actitud en el perro.
No humanizar al perro esto es, que el perro no se duerma en nuestra cama, no se suba a nuestro sillón, no le demos de comer de lo que estamos comiendo en la mesa, no lo carguemos para desplazarlo, o no lo carguemos para salir a la calle así sean miniaturas como Yorquis, o Chihuahuas.
Cuando un perro se humaniza compite con la familia, hijos, pareja, amigos, visitas, por la atención del dueño, esta competencia puede desencadenar mordidas a cualquiera de los antes mencionados, con la parte incomoda de tener que encerrar a la mascota cuando se tengan visitas.
Manipular su comida desde cachorro metiendo las manos al plato de comida y quitándole la comida del hocico, abriéndoselo para quitarle la comida. Esto nos servirá sin un día se esta ahogando el perro podremos tener acceso al hocico y la garganta sin que nos muerda cuando cuando le metamos la mano al hocico. Es primordial que nuestros hijos pequeños toquen la comida del plato del perro cuando este comiendo, de esta forma evitaremos agresiones posteriores a la hora que el perro este comiendo y alguien pase junto a su plato.
Acostumbrar al perro desde cachorro a abrazarlo por el cuello, la cabeza y el cuerpo, casi cualquier niño chico al acercarse a un perro, es la forma que tiene de agarralo.  Es primordial hacer esto con el perro desde pequeño (clickear estos criterios es de gran ayuda)  el perro puede confundir ese abrazo con dominio y atacar o, en el menor de los casos, sacudirse al niño sacándolo a volar por los aires.
Esta ultima recomendación, puede ser sobre entendida, pero aun así no quiero dejarla pasar, al perro se le tiene que sociabilizar desde pequeño con otros perros y por ningún motivo dejarlo pelear, esto de que nuestros perros se peleen además de ser incivilizado y estupido, puede afectar el desempeño del perro en la guardia, esto es, puede que a nuestro perro no lo hagamos de protección, pero si de guardia, enseñándole a ladrar a la orden, algo verdaderamente disuasivo, cuando tenemos un conato de agresión en la calle lo peor que puede pasar es que al ver otro perro, el nuestro le ladre y se le quiera abalanzar, perdiendo el enfoque de la gente que necesitamos disuada de molestarnos.
Estas, entre otras cosas, son las que debemos evitar hacer, con nuestros perros.
Jorge Alzaga Ubeda

Anuncios