Como ha quedado establecido, los perros, incluso con la misma personalidad, trabajan y se enfocan de una forma distinta. Por eso tenemos que conocer básicamente, las cuatro personalidades de los perros.

Temperamental: Perfecto para ataque. No es recomendable tenerlo en etapa de 2 a 6 meses, sin adiestramiento, con niños menores de 10 años y ancianos en la casa. Se entrena muy bien, regularmente es de boca dura

Equilibrado: Sirve para ataque, Si no queremos reprimirlo, es mejor tener niños mayores de 6 años y puede ser un problema para un anciano. Se entrena muy bien para rutinas avanzadas, como estilo libre. Regularmente es de boca dura, pero también hay de boca suave.

Sumiso: No sirve para ataque, perro ideal para niños pequeños de un año en adelante y ancianos, se entrena bien. Boca suave.

Esquivo: No sirve para ataque, no hacen ningún caso y lo mas alejado que pueda estar de nosotros, mejor para el. Puede estar con cualquier tipo de gente, porque no hará ningún caso, evitando contacto y cercanía.Complicado entrenarlo, pero siempre se logra y con el mismo estándar de tiempo y respuesta, puede estar con cualquier persona.

Ahora, como los identificamos? Casi todos, yo mismo he comprado perros porque me gustan y traigo el dinero, o porque lo regalan y me gusta, en fin, lo ideal es tener un perro con propósito, esto es, escogerlo en función de lo que esperamos y necesitamos de un perro.

Sin mencionar el tamaño, (toy, estándar, grande, gigante) el pelaje, largo (implica cepillar no menos de 4, que 5, serian pocas a la semana, y estética $$$) o los pelcheos de el pelo corto en primavera verano.

Pero enfoquémonos en las personalidades y como identificarlas Yo práctico pruebas de temperamento (esto, comprándole al criador, no en tienda, para tienda hablare mas adelante).

La primera es, cuando la camada se acerca a mi, doy un fuerte aplauso, los perros que no se inmuten, son de temperamento y no tiene que ser, precisamente el mas bonito o grande  de la camada, después me pongo en cuclillas y veo reacciones, los que se acercan con la cola levantada y a morder, son los de temperamento, los que se acerquen a jugar, son los equilibrados, los que presenten la pancita, son sumisos y los que no acerquen, son esquivos.

La ultima prueba que hago, es agarrar al cachorro por el pecho y voltearlo patas para arriba, si el cachorro lucha fieramente para soltarse, mordiendo y rasguñando, no hay duda, tiene temperamento, si pelea pero rápidamente cambia las mordidas por lamidas y se tranquiliza es equilibrado, si ni siquiera se mueve y nos lame nerviosamente es sumiso, al esquivo lo habremos identificado desde la posición de cuclillas y no tendrá caso hacerle estas pruebas.

En tienda es otra cosa, sirven pero no igual, que en perros con sus madres y en sus casas. En la tienda se pueden hacer la prueba dos y tres, pero igual no podemos confiar mucho, por que el encierro estresa y baja o sube temperamentos.

Gente que me contrata  para básicos, me dice, cuando terminemos el básico, le damos ataque? O me dicen ya tiene el básico, le puedes dar ataque y el perro, al verlo, es un Rottwailer línea americana, enorme, buen fenotipo, pero es un pan de Dios, o empieza a ladrar y, al alzarle la mano, se intimida, o sale corriendo.

El dueño, por no saberlo, cada que lo mordía, mole, un zape, que molesto que el perro le muerda el pantalón a uno, no?  Pues no, si tienes un perro de ataque y para eso lo compraste, tienes que tratarlo con ese propósito, jugarle jerga (trapo) cuando te acerques a el, carnaza, lo que sea para evitar que te muerda, pero sin pegarle, de hecho al jugarle el trapo, tienes que dejar que gane, apenas jale el trapo, soltándolo.

Al perro de ataque, desde temprana edad se le condiciona para saber que además que no pierde, es más fuerte que el humano, porque lo queremos para eso, para que en caso necesario, ataque, esto por supuesto, con entrenamiento.

Lo del ataque lo menciono, para dar un ejemplo mas claro, de lo que expongo como propósito, ahí están las herramientas, para la próxima elección.

Jorge Alzaga Ubeda

Anuncios