Al iniciar el seguimiento esto es

que el perro siga el target (como ya explique en el articulo “el uso del target en el condicionamiento instrumental”) yo utilizo como tal un mata moscas

pero puede ser una vara con una pelota  pegada al final de la misma, cualquier cosa con la que condicionemos al perro. Pimero a tocarla y luego a seguirla.
Tiro el matamoscas a unos 3 o 4 m de mi, el perro muchas veces con acciones nuevas después de seguir una rutina, se queda parado observando al target y a mí.
Ese es un momento de  razonamiento donde el perro  esta tomando la decisión de qué  hacer, acudir al matamoscas, a mi, o enfocarse en lo que sea menos en lo que estamos haciendo.
Los perros son distintos cada uno de ellos en  el enfoque y  la atención siempre difieren. A mi al principio me gustaba ver como razonaba y lo dejaba  discernir sin intervenir quería saber dejando que esto sucediera como poder adelantarme a su discernimiento, es decir ver que decidía hacer y que movimiento corporal  determinaría su proceder evaluando enfoque, con enfoque me refiero al ejercicio en si, y atención, con atención me refiero a verme a mi (al rostro) porque combino marcando la posición inducida (el junto) o la atención, cuando el perro ve  mi rostro.
Luego entonces, evaluando las distintas decisiones razonadas, de varios perros, me di cuenta en este punto, que mi lenguaje corporal comunica al perro el concepto.Además de darle dirección en los comandos a larga distancia porque ahora,  después de haber experimentado aprendí que dirigiendo  con la cabeza al perro, en el momento que empieza a discernir, movdiéndola desde el centro de mi cuerpo a la dirección del target al mismo tiempo que muevo todo el tronco. El perro entonces se mueve en dirección  del target, tocando la rejilla que es cuando cliqueo, nunca cliqueo el seguimiento, eso seria un error cliqueo la finalización del comando.
Esa parte es perfecta, además de enseñarle a seguir el target donde se mueva, poder manejar posteriormente, comandos a larga distancia con el target.
El lenguaje corporal es fundamental para transmitir ideas, conceptos y dirección que después reforzandolo con el condicionamiento instrumental serán implantadas, para lograr que por medio de una señal,

el perro de una respuesta condicionada, que ha sido inducida por medio de esa señal.
Así prácticamente los comandos de voz es lo último que enseño al entrenar un perro, porque antes de eso condicione todas las respuestas (los comandos enseñados) con señales inductivas.
Jorge Alzaga Ubeda.

Anuncios