El último paso del condicionamiento instrumental es la liberación o desligue, con este paso extinguiremos desligando el premio y el sonido/marca del clicker, haciendo de nuestro perro un animal utilitario.
Casi todos los entrenadores tradicionales esgrimen que los perros adiestrados en  positivo (condicionamiento instrumental) son dependientes del premio para trabajar y que sin este son perros inútiles sin ningún grado de obediencia, a mi me causa mucha gracia cuando oigo o me hacen comentarios de este tipo, pues no tienen ni idea de lo que comentan, hablan de lo que se imaginan o de lo que creen que saben que en realidad, es nada.
Ahora bien, que es y como se lleva a cabo el desligue? Después de aproximadamente un mes y medio de haber trabajado a nuestro perro condicionándolo y ya con los comandos de voz asociados a las señales inductivas, procederemos a este efecto.
Lo primero es cargar la palabra de desligue, de la misma forma que cargamos el clicker, cargaremos nuestra voz con diez premios, luego entonces diremos, “good” y premio, o “bien” y premio, por diez veces consecutivamente. Después de esto nuestro perro estará listo para ser desligado.
Recordando que es secuencial la ronda de entrenamiento. Esto es dar la orden de acudir al llamado, una vez ejecutado el comandó digo la palabra de desligue (en este caso usaremos “good”, como palabra de desligue) y premio, luego la orden de junto (que lleva incluido el sentado a un lado) comandó ejecutado “good” y premio, después el echado, comandó ejecutado “good” y premio, doy el sentado de nuevo, comandó ejecutado “good” y premio, y de sentado ordenar el junto caminado, comandó ejecutado “good” y premio y y finalmente el quieto, con el mismo procedimiento que los anteriores. premiando la secuencia, para empezar de nuevo la ronda.

Para reforzar la extinción del premio, tocaremos mucho al perro como lo hemos venido haciendo en todo el condicionamiento y  felicitaremos, con o sin premio al perro efusivamente,  eso nos ayudara a la extinción.

Así es como yo llevo la secuencia, primero la hago toda  y en vez de cliquearlo, doy la palabra de desligue en todos los ejercicios premiando, y felicitando efusivamente al perro, después  hago la ronda alternando los premios,  pero siempre felicitando y  tocando al perro, uso siempre la palabra de desligue en todos los ejercicios. Premie o no premie, y felicito efusivamente, aquí el perro puede fallar en el siguiente comando después de no haber premiado, pero si hemos sido constantes en el entrenamiento, es difícil que esto pase. Y en cada uno de estos ejercicios se felicito exageradamente al perro

El premio va variando, es decir,  en acudir al llamado. doy palabra de desligue pero no premio y en  el junto premio diciendo la palabra de desligue, y en el echado premio también, pero no en  el junto caminando, y si en el quieto.  Y así sigo, alternando el premio.  Siempre pronunciando la palabra de desligue, dos de tres, tres de cinco, dos de cinco, uno de cinco, hasta  llegar el momento de no usar el premio mas. Pero si la felicitación efusiva, esa sera permanente,
Esto será en unos siete a ocho días de llevar esta rutina, variando el premio pero siempre usando la palabra de desligue en todos los ejercicios y la felicitación efusiva.
Esta es la forma correcta y mas sencilla  para desligar a un perro del premio y del sonido/marca del clicker.
Luego entonces se preguntaran, porque la palabra de desligue siempre la uso aunque no premie, si con el clicker siempre tengo que premiar, algo totalmente cierto, pero porque con la palabra de desligue no? Porque cuando incorporamos la palabra de desligue, es porque el perro ya esta condicionado, y cuando cargamos el clicker fue para ese fin.
Tenemos que recordar que el clicker además de ser un marcador es un liberador, que le muestra al perro el momento de acabar un ejercicio, lo mismo pasa con la palabra de desligue, que usaremos para este efecto, decirle al perro que el ejercicio a acabado, sencillo no?
Si en esto quedo algo que no entiendan, no duden en preguntar, en comentarios pueden hacerlo. Salu2.
Jorge Alzaga Ubeda.

Anuncios