No había nada más emocionante de niño que ver el programa de Rin tin tin. Me decía a mí mismo, te imaginas tener un perro así?
En ese tiempo teníamos un Caniche gigante negro, yo después de ver Rin tin tin lo sacaba del patio y el perro enloquecía de gusto mi mama gritaba mete al perro. Mientras yo le gritaba a él, firmes, como Rusthy gritaba a Rin tin tin, jajaja, firmes, seguía gritando cuando pasaba junto a mí, lo más que hacía el, era lamerme la cara y las manos como loco hacer posición de juego y salir corriendo por la casa, rompiendo y tirando todo a su paso.
Entonces yo pensaba, como le hará el niño para que lo obedezca? después vino un razonamiento inherente, como le hará para que lo entienda?.
Le pregunte a mi papa porque me pasaba eso, el me dijo- estas chiquito y el perro no te respeta- pero y Rusthy, el de Rin tin tin? No es más grande que yo y a él si le hace caso- eso es un programa de televisión hijito, no es real el perro no le hace caso al niño, le hace caso al entrenador- al entrenador?
El entrenador es la persona que enseña al perro todos los trucos, venir, sentarse, todo lo que ves.
Yo en ese punto no quería ser entrenador, me interesaba más construir robots sirvientes, como el hombre de acero, en chico y que además le sirviera la sopa a mi abuela.
No sé bien a bien que abra pasado con el Caniche gigante, seguramente mi papa lo vendió o regalo yo ya no le hacía caso porque él no era como Rin tin tin.
Cuando tenía entre nueve y diez años conocí a un gran amigo, Francisco Icaza, el era unos años más grande que yo, tenía unos perrazos y fue la primer persona en hablarme de perros con un conocimiento real.
Me dijo entre otras cosas que en Rin tin tin, eran tres perros y no uno, eso fue un golpe demoledor, primero le dije que no era cierto muy enojado, el se me quedo viendo seriamente sin decir nada, poniendo cara de no me crees? Entonces cambie el tono- no puede ser posible- lo es, los pintan para que parezcan iguales, son tres perros.
Entonces Rin tin tin, además de no hacerle caso al niño no es uno, son tres!!!
Pensé, no se puede tener un perro como Rin tin tin.
Tiempo después Paco llego con su primer Fraica, una perra pastor alemán importada de Alemania, entrenada, imagínense, entrenada, por fin podía ver lo que un perro podía hacer, Paco le mandaba atención el perro se paraba frente a él, entonces hacia un saludo militar y la perra se sentaba, luego golpeaba los talones y el perro se echaba, increíble y en vivo, luego entonces, Paco no era Rusthy, ni Fraica Rin tin tin, pero obedecía de verdad, entendía lo que le pedían y lo hacía, y por si fuera poco, ladraba amenazante y se quedaba quieta cuando Paco lo ordenaba, además de tener otras gracias como ponchar las llantas de los carros y los balones si Paco se lo pedía, maravilloso.
Lo difícil ahora era quien lo enseñara a uno. Por el mismo Paco sabía que era un conocimiento bastante restringido, tenias que conocer a un entrenador que fuera tu amigo y quisiera enseñarte.
Yo no conocía ningún entrenador y nunca se me ocurrió decirle a Paco que me presentara a uno.
Continuara….
Anuncios