Para cuando pensé pedirle que me presentara un entrenador, ya era demasiado tarde, Paco ahora vivía en España y tardaría muchos años en regresar.

De niño cuando sacaba a mis perros ni de chiste les ponía correa, siempre estaban sueltos y no sé de qué forma sabían que no se debían de cruzar la calle. No se sentaban, mucho menos se echaban, o caminaban en junto, lo único que hacían y hacían bien era acudir al llamado y con eso me bastaba para sacarlos y convivir con ellos.

Ya de adolecente compre una perra Pastor Ingles, se llamaba Frida, era una perra muy bonita, a penas daba la altura en el estándar racial, pero afortunadamente pasaba, pues fue el primer perro que competí en belleza, ganando el segundo lugar, la ventaja con Frida es que siempre estaba conmigo, para todos lados la llevaba y eso hacía que nos entendiéramos.

Un día sacándola a pasear un vecino que tenía una imprenta me dijo, para que tienes perro? Esta muy bonito, pero no te hace nada de caso. Y tenía razón, para cruzar una calle yo seguía usando el mismo método, el quieto por ejemplo era hablarle y agarrarla de la crin porque tampoco usaba collar, pasaban los coches la soltaba y los dos corríamos para cruzar la calle, o ella se pasaba corriendo sola, el acudir al llamado lo hacía bien, pero por lo demás Frida hacia lo que le venía en gana, me dio coraje que me dijera eso, le conteste, es que esta chica, espérate a crezca y veras, el solo se volteo metiéndose a su imprenta.

Y ahora, como le hago?

Me fui al camellón atrás de mi casa y comencé agarrándola de nuevo por el crin y diciéndole, aquí, aquí, Frida al principio no entendía nada, pero como tenia la convivencia de mi lado, empezó a entender y a reaccionar, al darme cuenta que esto funcionaba empecé a usarlo y a los tres días ya sostenía mejor el junto, o según yo el estar a mi lado, luego caminando la agarraba del crin y le decía quieta y soltaba el crin, igual que en él junto, primero se me quedaba viendo sacando la lengua para mojarse la nariz, pero rápidamente entendió lo que quería y empezó a hacerlo, así es que le comencé a enseñar una básica avanzada empírica, pues lo que hacía funcionaba, pero no tenia bases de cómo hacerlo bien, todo lo hacía modelándola físicamente, termine enseñándole el junto, el quieto y el sentado.

En esas estaba, tendría un mes trabajando a la perra cuando finalmente regreso Paco de Europa, traía dos súper perros los había cambiado por un porsche, Fraica era una sigerina alemana y  Coraz un semental negro solido realmente increíble, fundadores de lo que ahora es el gran criadero Fraica, claro ahora con líneas nuevas y mejoradas.

Yo estaba orgulloso de que mi perra obedeciera y se la enseñe, le dije yo mismo lo hice nadie me enseño.

Pues es hora de que te enseñen y por primera vez alguien me hablo de cómo se entrena un perro,  a dar las ordenes, la atención, la presa, los impulsos, el manejo profesional del animal.

Paco además de tener un conocimiento basto y profundo de la materia era un buen orador y yo pasaba horas,  mañanas o tardes  completas hablando de perros y entrenamiento con él, lo mejor es que ahí estaban sus perros y Frida para poner en práctica lo que se hablaba.

Me enseño las posturas y como lograrlo, como modelar a un perro, de qué forma sujetarlo y el manejo de la correa.

Muy poco tiempo después amigos mutuos me empezaron a llevar perros suyos para que se los entrenara, pues viendo a mi perra trabajar y sabiendo que era Paco  mi mentor confiaban a ojos ciegos.

Frida a diferencia de Rin tin tin, lo único que no hacía era ir por el Coronel Daniels, ni morder por temperamento, pero si por juego, igual que Rin tin tin, de ahí en fuera, a los tres Rin tin tin, les daba las tres y las malas. El señor de la imprenta se quedo muy impresionado con Frida y me dijo, ahora sí, tienes un perrazo.

Si era posible tener algo como Rin tin tin, mejor aún, de casa y real, yo ya no tenía el tamaño de Rusthy, era casi u hombre, pero ya sabía cómo lograrlo.

Ahora con el condicionamiento instrumental, (técnica y conocimiento que aprendí apenas hace unos 7 años) un niño de 6 años puede tener también su Rin tin tin, porque lo que mi papa no me supo explicar, porque no lo sabía,  es que existen jerarquías y yo a esa edad, o  cualquier niño de la misma, no es respetado por el perro, pues el niño está según él perro y su educación o condicionamiento, esta un peldaño más abajo, o igual, no supo decirme, porque lo desconocía, que el principal vinculo del perro con el humano es el alimento  y que por medio de el las jerarquías se corrigen y se alinean.

Como se podrán imaginar, el perro que tengo ahora es un Pastor Alemán, que claro, Paco hace 5 meses me dio, una hembra de 2 años de edad, que mi hijo de 5 años maneja, todavía no completamente, pues sigo condicionándola, pero en unos cuantos meses mas podrá sacarla a la calle el solo a pasear, claro solo a la banqueta de la casa, pues tiene 5 años y no llegara muy lejos, pero cualquier comando que le pida lo ejecutara, incluso el quieto con perros de frente.

Yo siempre quise tener un Rin tin tin, ahora lo poseo y lo mejor de todo, es que se cómo sacar varios más.

Por cierto, muchas gracias querido Francisco Icaza, no solo me enseñaste un ofcio, tambien una forma de vida. Gracias.

Jorge Alzaga Ubeda.

Anuncios